“Bolaño tenía una visión romántica y a la vez lúcida de la literatura. Eso creo que engancha a muchos y es culpable de muchas vocaciones literarias. Veía la literatura como un arma para iluminar el horror de nuestro tiempo, y al escritor como un guerrero en esa lucha, pero a la vez no se hacía ilusiones” Edmundo Paz Soldán

“… Los viajes, el sexo y los libros son caminos que no llevan a ninguna parte y que sin embargo son caminos por los que hay que internarse y perderse para volverse a encontrar algo, lo que sea, un libro, un gesto, un objeto perdido, para encontrar cualquier cosa, tal vez un método, con suerte lo nuevo, lo que siempre ha estado allí” Literatura + enfermedad= enfermedad.
El Gaucho Insufrible.
Roberto Bolaño.
Bolaño desnudo, Bolaño Visceral, pienso en algunos títulos para esta entrada y sólo recuerdo ese fragmento del escritor en El Gaucho Insufrible. Llegó a Bolaño por una especie de pesquisa detectivesca de la adolescencia ¿Por qué hablan tanto de él en las revistas literarias y los escritores de Bogotá 39? ¿Qué me estoy perdiendo? Empiezo por el Gaucho insufrible y su prosa directa, sin adornos de la realidad, sigo con el “Te vi en la televisión y me dije este es mi tipo” el inicio de Putas asesinas y Estrella Distante y una trama extraña sobre escritura nazi en Chile. Busco fragmentos de entrevistas con su esposa Carolina López y me sumerjo en su vida, ya no sólo en su prosa.
Edmundo Paz Soldán y Gustavo Faverón reúnen en Bolaño Salvaje testimonios de sus amigos más cercanos: Enrique Vila-Matas, Rodrigo Fresán, Juan Villoro, Ignacio Echevarría. Un primer plano de Bolaño en la portada con el detalle de sus gafas y sus dientes invita a los lectores a sumergirse en su mito interminable. Hablo con Edmundo Paz Soldán sobre este libro que planea una nueva edición este mes en España y que dibuja para mí la relación obsesiva, cercana e inevitable de Bolaño con la literatura “A la literatura nunca se llega por accidente, nunca, nunca, que te quede bien claro. Es digamos el destino, un destino oscuro, una serie de circunstancias que te hacen escoger. Y tú siempre has sabido que ese es tu camino”

Edmundo nos cuenta sobre sus próximos proyectos, su blog Rio Fugitivo y la radiografía de un libro difícil de sacar de la cabeza y una pregunta rondando en la cabeza ¿Qué sigue en la literatura latinoamericana después de Roberto Bolaño?
Laura: ¿Cómo conoció a Roberto Bolaño, por qué libro?
Edmundo: Comencé con Los detectives salvajes y no fue un encuentro feliz. Dejé la novela después de 150 páginas. Después leí Llamadas telefónicas y me encantó. Así que decidí volver a Los detectives y de ahí no paré.

Laura: ¿Cuándo surge la idea de escribir un texto sobre Roberto Bolaño?
EdmundoGustavo Faverón me había propuesto coeditar un libro, pero yo no lo tomé muy en serio. Después, allá por el 2005, fui a un encuentro literario en Lleida y conocí en persona a los editores de Candaya, que estaban pensando sacar una colección de crítica de autores contemporáneos, y me acordé de la propuesta de Gustavo y ahí al vuelo les ofrecí un libro de crítica sobre Bolaño. Ellos aceptaron también al vuelo, así que cuando volví a los Estados Unidos me puse en contacto con Gustavo y comenzamos a armar el libro.

Laura:   ¿Por qué el título: Bolaño salvaje, qué otros nombres rondaban por tu cabeza?
Edmundo: Para serte sincero, no me acuerdo si había otros títulos. Pensamos en jugar con alguno de los títulos más emblemáticos de Bolaño, y ahí salió Bolaño salvaje.
Laura: ¿Cuál fue el primer escritor en el que pensó para escribir en esta compilación?
Edmundo: Pensamos en los más amigos de Bolaño: Enrique Vila-Matas, Rodrigo Fresán, Juan Villoro, Ignacio Echevarría.

 Laura:  “Una cosa esta clara, no hay dudas al respecto, Bolaño escribía desde la última frontera y al borde del abismo Sólo así se entiende una prosa tan activa y cinética, y al mismo tiempo tan observadora y reflexiva. Solo así se entiende su necesidad impostergable de ser persona y personaje”  ¿en cada uno de los textos se presenta a un bolaño obsesionado por la escritura, qué cree que significaba la literatura para él?
Edmundo: Bolaño tenía una visión romántica y a la vez lúcida de la literatura. Eso creo que engancha a muchos y es culpable de muchas vocaciones literarias. Veía la literatura como un arma para iluminar el horror de nuestro tiempo, y al escritor como un guerrero en esa lucha, pero a la vez no se hacía ilusiones: sentía que el escritor estaba condenado a la derrota. Su obra, claro, es una demostración de que la derrota no siempre ocurre. 

Laura: La generación Bogotá 39 de la que usted hizo parte y autores de la generación kindle reconocen la influencia de Bolaño ¿es una moda literaria o realmente cambió la forma de escribir en América Latina?
Edmundo: Es un parteaguas pero creo que a nosotros nos agarró más formados como escritores. Su verdadera influencia se notará en los que están comenzando a escribir ahora.

 Laura: ¿García Márquez, Roberto Bolaño, cuál es el otro gran maestro de la literatura en Iberoamérica a la sombra del boom?
Edmundo: Vargas Llosa, por supuesto. En mi generación fueron fundamentales Cortázar y Puig. En la siguiente generación, Ribeyro.
Laura: ¿Cómo es la llegada de la literatura de Roberto Bolaño a Norteamérica, cómo se conoce su obra?
EdmundoBolaño comenzó a ser publicado por New Directions, que es clave para autores en traducción, pero su verdadera explosión ocurrió cuando Farrar & Straus publicó Los detectives salvajes. Es muy conocido y está siendo muy leído y citado. Es el autor extranjero del momento, y ha propiciado que las editoriales norteamericanas se vuelvan a interesar por la literatura latinoamericana.

Laura: ¿Cuáles son las ventajas y las desventajas de hacer un libro de compilación?
Edmundo: No es fácil coordinar textos de más de veinte autores. Hay que encontrar un balance, ver que no haya muchos textos dedicados a una sola obra, intentar que los artículos sobre el personaje Bolaño se equilibren con los dedicados a la obra. La desventaja es que no se pueden publicar todos los textos que uno quisiera, y por eso hay un par que quedó fuera pero que merecía estar.

 Laura: ¿Cómo nace tu blog en internet, que publicas?
EdmundoLlevo un blog, Río Fugitivo, desde el 2005. El 2007 la gente de El Boomeran se me acercó para preguntarme si estaba interesado en que mi blog saliera en su portal. Me gustó la idea y a partir de esa época estoy con ellos. Mis textos son sobre todo de literatura y cultura contemporáneas, con uno que otro artículo de política. Los primeros años escribía muchos posts, como cuatro a la semana, ahora son más espaciados y son sobre todo artículos que publico en otros medios.

Laura: ¿Qué blogs de literatura visita y frecuenta?
EdmundoPapeles perdidos, de El País. Los blogs de Iván Thays y Gustavo Faverón. No tantos como antes. 

 Laura:    Una de las críticas es que el realismo mágico opaco otras manifestaciones o autores ¿además de Roberto Bolaño que otro autor está en la sombra del boom y merece reconocimiento?
Edmundo: Clarice Lispector, aunque creo que ella tiene cada vez más lectores fieles.

Laura:  “A la literatura nunca se llega por accidente, nunca, nunca, que te quede bien claro. Es digamos el destino, un destino oscuro, una serie de circunstancias que te hacen escoger. Y tú siempre has sabido que ese es tu camino” ¿cómo llega la literatura a su vida?
Edmundo: De manera muy natural. A los diez años, en colegio, un profesor nos hacía leer novelas de Salgari. Me encantaban las dedicadas al pirata Morgan. Después comencé a explorar la biblioteca de mi papá y me topé con su colección de novelas policíacas. No paré hasta terminar de leer las ochenta novelas de Agatha Christie, entre mis diez y mis trece años.

Laura: ¿ En qué nuevo libro trabaja?
Edmundo: En una novela de ciencia ficción llamada Iris.

Laura: ¿Qué es lo más fascinante de la literatura?
Edmundo: Que es un mensaje secreto a la vista de todos.
@edpazsoldan